La cifra total de turistas en Islandia se disparó un 40% en 2016

eric-lluent

Èric Lluent / Reykjavík

El boom turístico en Islandia es innegable. Ahora conocemos algunas de las cifras que dejan claro que no es tan sólo una percepción. En 2016, según publica la televisión pública, un total de 1.767.726 turistas llegaron a Islandia vía el aeropuerto internacional de Keflavík. En 2015, la cifra fue de 1.261.938, lo cual sitúa el incremento interanual en un 40%. Hace tan sólo cinco años, la cifra era en 540.824 visitantes anuales, así que en este período de tiempo el número de turistas se ha triplicado.

Esta cifra supone un récord absoluto, como ha sido el caso también en años anteriores, y es motivo de satisfacción para las empresas del sector turístico que ven como sus beneficios se expanden año tras año. A este número se le tendrían sumar los visitantes que llegan a la isla vía naval o a través del aeropuerto local de Reykjavík (procedentes de Groenlandia o las Islas Feroe), aunque también se le debería restar la entrada de extranjeros residentes en Islandia a través de Keflavík, con lo cual, el total es bastante representativo de la cifra real de turistas.

Aunque el incremento de visitantes ha sido de un 40%, el augmento de nuevos empleos en el sector turístico respecto al año anterior ha sido de casi la mitad, un 22%. Así lo indica Statistics Iceland, en las estadísticas que ha ofrecido recientemente sobre el número de empleos creados respecto a noviembre de 2015. La cifra total de nuevos empleos entre los meses de noviembre de 2015 y 2016 fue de 10.300, perteneciendo 3.900 al sector turístico. En total, el turismo emplea, a tiempo parcial o completo, a 24.600 personas.

Una de las consecuencias del boom turístico ha sido el boom de la construcción. Con la llegada de trabajadores extranjeros y con la demanda cada vez más elevada de habitaciones para pernoctar, uno de los principales problemas sociales en Islandia durante el año 2016 (nada indica que esta realidad vaya a cambiar en 2017) ha sido la dificultad para encontrar una vivienda, tanto para estudiantes, como para familias. La presión turística ha llegado al área de la capital, con sus inconveniente y sus ventajas a corto plazo. Por ejemplo, el buen momento del sector de la construcción (hoteles y vivienda) también se ha traducido en un incremento de los puestos de trabajo respecto a 2015. En este sector, el incremento ha sido del 17%, con la creación de 1.600 empleos.

El optimismo macroeconómico que vive actualmente Islandia contrasta con la preocupación de algunos sectores que temen el estallido de la burbuja o las consecuencias del turismo de masas en una isla que se vende al exterior como un lugar inhóspito y virgen. Por otra parte, las condiciones laborales de algunos extranjeros son abusivas respecto a las condiciones en las que trabajan los islandeses. Si bien no existen datos claros en este sentido, desde El Faro de Reykjavík estamos trabajando para documentar esta realidad que, en la mayoría de los casos, queda silenciada por miedo o por la incapacidad de hacerse oir en un país extranjero.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s