Una campaña publicitaria de Íslandsbanki sobre vivienda enfada a las clases populares islandesas

eric-lluent

Èric Lluent / Reykjavík

Este lunes los lectores del diario gratuito con mayor audiencia de Islandia, Fréttablaðið, descubrieron que la primera página, la contraportada y algunas páginas interiores habían sido compradas por Íslandsbanki para la publicación de un anuncio que interpelaba a los jóvenes islandeses. En portada, a página entera, se podía leer un mensaje de esperanza para aquellos a los que les es casi imposible encontrar un piso de alquiler o de compra: “No te rindas. Es posible. Si tienes un plan”. En la contraportada se podía leer un texto en el que se acusaba a la opinión pública y a los expertos de “bombardear” a los jóvenes con la “idea de que es imposible adquirir un apartamento”.

“Entendemos que la gente esté preocupada. Sabemos que la situación no es buena”, afirma el anuncio, que además apunta que la adquisición de la primera vivienda siempre ha sido difícil: “pregúntaselo a tu padre o tu madre o a tus abuelos”. “Nuestros consultores están dedicados a informarte y asistirte para realizar tu plan y seguirlo. Quizás no sea fácil, pero…”. De esta forma termina el anuncio de Íslandsbanki que ha encontrado una fuerte oposición en las redes sociales y entre los más jóvenes, muchos de los cuales consideran que esta campaña los responsabiliza de la imposibilidad de encontrar una vivienda.

Cuatro de cada diez veinteañeros y treintañeros no pueden permitirse irse de casa. Hacen falta 20.000 apartamentos. [..] Y el banco te envía un mensaje en el que dice que tú eres el problema. Tú, que te estás hundiendo en el mercado inmobiliario, golpeado por alquileres abusivos, simplemente no tienes un plan lo suficientemente bueno. Esto es el neoliberalismo. […] No es el sector inmobiliario, dice Íslandsbanki, el que lo hace mal eres tú”, criticó el periodista Mikael Torfason en su cuenta de Facebook, en un comentario que se compartió más de 300 veces.

“Vivo en casa con cuatro jóvenes que no pueden comprar o alquilar. No hay opciones para ellos, puesto que un gran segmento de los pequeños apartamentos del área de la capital se alquilan a turistas y no se han construido nuevos apartamentos en los años posteriores al colapso económico”, comentó ayer en la misma red social Margrét Tryggvadóttir, ex diputada por el Movimiento de los Ciudadanos en la legislatura posterior a la quiebra del sistema financiero islandés (2009-2013).

Por su parte, Íslandsbanki, de la mano de Fréttablaðið, ha impulsado una sección digital con testimonios de jóvenes islandeses que han conseguido una primera vivienda, gracias a su buen “plan” y, siempre según la campaña, al asesoramiento del banco. En las historias, jóvenes explican cuál ha sido el proceso a través del cual han adquirido una vivienda, la mayoría con el apoyo financiero de sus familias, algo que no todos los hogares se pueden permitir. Heidar Austmann vive en un apartamento de ensueño en Kópavogur o Invirtiendo en apartamentos de los que todos se reían son algunos de los títulos de los publireportajes publicados en la página web de Fréttablaðið para animar a los jóvenes a seguir el ejemplo de los testimonios.

La relación entre Íslandsbanki y Fréttablaðið tiene precedentes significativos a la hora de entender el contexto histórico de esta campaña publicitaria que ha indignado amplios sectores de la población. Se da el caso que Íslandsbanki es uno de los bancos que se nacionalizaron durante el colapso económico de 2008. Antes de la bancarrota, Íslandsbanki era conocido como Glitnir. Uno de los principales propietarios de Glitnir en 2007 era Baugur Group, conglomerado empresarial liderado por Jon Asgeir Johannesson y propietario de 365, el grupo de medios de comunicación que, por aquel entonces y aún hoy en día, controlaba Fréttablaðið. Actualmente, 365 es propiedad de la mujer de Jon Asgeir.

No deja de ser irónico que uno de los bancos que protagonizó la bancarrota y que precisó de la intervención del Estado publique, siete años después, un publireportaje en portada en el medio de los expropietarios de Glitnir responsabilizando a los jóvenes de la situación que sufren respecto al sector inmobiliario.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. BuenoVale dice:

    Ay ay… ya que no te gusta que te diga sensacionalista, al menos te diré populista 🙂

    Donde dice Islandsbanki que culpabiliza a los jovenes? banco = caca?

    El anuncio se ha malinterpretado, como su director de marketing ha aclarado en televisión. El anuncio va dedicado a aquellos que pueden ahorrar algo al mes y poco a poco acceder a una vivienda.

    Antes de opinar, lee un poco la web del banco y te sorprenderas.

    Claro que ha enfadado a gente, sobre todo gente que empieza poco a poco en la vida e intenta ahorrar algo. Pero un banco está para prestarte el dinero, no para darte una casa. Ni tampoco es el culpable del precio de las casas ni de que la clase media turista llene las calles de reykjavik y la ciudad se llene de empleados de bajo coste.

    El problema de vivienda es brutal, pero no tiene sentido culpabilizar a una parte del problema.

    La última frase.. ya me ha matado…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s