El fracaso de la estrategia islandesa de ‘vuelos baratos y servicios en la isla a precios desorbitados’

Èric Lluent / Reykjavík

Durante años los turistas que han visitado Islandia se han ido con la sensación de haber visitado uno de los países más caros del mundo. Incluso viajeros de Noruega o Suiza, dos países europeos históricamente caros de visitar, se muestran sorprendidos por los precios que ofrecen las compañías del sector turístico islandés. El auge de visitantes, año tras año, una orgía de crecimiento que debería haber encendido las alarmas a cualquiera que conozca lo que pasó antes del colapso económica de 2008, ha tenido como pilar central estratégico la expansión de las compañías lowcost, especialmente, Wow Air. No obstante, la entrada de otras compañías como Vueling o Norwegian Airlines ha generado una fuerte competencia para la compañía estatal Icelandair que, si bien se dedica a un perfil de cliente de más calidad, ha tenido que ajustar precios para mantener su competitividad. Esta expansión ha popularizado los billetes lowcost para visitar Islandia. Lo que antes costaba de 500 a 800 euros, ahora, con tiempo o en temporada baja, puede costar de 140 a 200 euros, con billetes de ida y vuelta. Vaya, que a la práctica, es más barato volar en temporada baja a Barcelona desde Keflavík (ida y vuelta) que hacer solo el trayecto de ida de Reykjavík a Egilsstaðir, en el este de la isla, con la compañía aérea regional.

La estrategia, dicho a la bruto, es la siguiente: les vamos a ofrecer vuelos baratos y cuando lleguen a la isla ya los saqueamos con los precios de los hoteles y los Airbnb, de los taxis, de los restaurantes, de los tours, del alquiler del coche, de la entrada al Blue Lagoon y de cualquier souvenir made in China. Esta estrategia, las turbulencias actuales lo confirman, ha fracasado. Desde hace tiempo en El Faro de Reykjavík hemos narrado la creación de una burbuja en el sector turístico (léanse artículos como Un turismo estable y sostenible para Islandia, La codicia va a acabar con el turismo en Islandia o Un hotel 4 estrellas en NY, más económico que un Airbnb en Reykjavík) que entendíamos que precisaba de una desaceleración y de una buena planificación para que el sector, que es muy positivo para la economía isleña, pueda establecer las vías estratégicas que garanticen su buena salud en el largo plazo. Ese es el gran problema de Islandia. La incapacidad para afrontar los conflictos pensando en el largo plazo. Existe la tendencia cultural de fijarse sólo en el beneficio del momento, aparcando la oportunidad de diseñar un modelo que garantice la estabilidad económica para las próximas generaciones. Conseguir este modelo equilibrado no es para nada sencillo, pero si ni se intenta (y no hablo solo de instituciones públicas, sino también de todas las grandes compañías involucradas en el sector) seguro es que tarde o temprano las turbulencias van a pasar factura por la falta de un plan.

Turbulencias en WowAir y Icelandair

Islandia vive estas semanas turbulencias económicas destacables pero que nada tienen que ver con el colapso económico del año 2008. Por eso de que se recordará el décimo aniversario de la bancarrota del país el próximo 6 de octubre, hay quienes dicen que va a suceder exactamente lo mismo. Lo cierto, es que el escenario actual, con sus riesgos e incertidumbres, poco se parece a la caída de los tres grandes bancos islandeses de 2008. La extremadamente delicada situación financiera de WowAir y los rumores sobre Icelandair pueden contagiar el miedo durante unas semanas, pero lo cierto es que hay una diferencia abismal entre una economía dedicada a traer turistas a la isla y otra dedicada a la especulación de casino pura y dura. El miedo a que WowAir o Icelandair quiebren y no puedan operar los mismos vuelos que en años anteriores tiene cierto fundamento, pero, llegados al caso, habría compañías extranjeras en mejores condiciones financieras que verían en esta circunstancia una oportunidad para ampliar su mercado, siempre que contasen con el visto bueno de las autoridades islandesas, de las que no hay que olvidar el apego que le tienen al buque insignia de la aviación islandesa, Icelandair. En todo caso, es casi seguro que el modelo lowcost va a sufrir variaciones y es previsible que los precios de los billetes experimenten una subida que racionalice el sector turístico en Islandia y le ofrezca unos más sólidos fundamentos.

La corona islandesa, primera víctima del desequilibrio

Una de las primeras consecuencias más visibles de las turbulencias en el sector de las aerolíneas islandesas ha sido una significativa devaluación de la corona islandesa en muy pocos días. Respecto al euro, la corona islandesa ha caído al rededor de un 6,5% en el diferencial intermensual (del 12 de agosto al 12 de setiembre) y ha llegado a cotizar a niveles de agosto de 2016, a 1 euro = 131 isk, cuando en junio de 2017 el precio bajó a las 110sk. El declive desde junio de 2017 ha sido de un 20%, una fuerte devaluación, si bien ciertamente necesaria, puesto que el encarecimiento tan extremo de la corona podía producir grandes desequilibrios en las exportaciones (pescado y turismo, los dos motores de la economía actual). Por lo tanto, no hay que ser alarmista con la devaluación de la moneda de estos últimos días, hasta cierto punto deseada y hasta otro cierto punto entendible en un marco de turbulencias empresariales en compañías claves para el sector turístico. El Banco Central ha tomado cartas en el asunto y ha intervenido para que la moneda no siga devaluándose, asegurando que tiene reservas suficientes como para no tener una situación de colapso, y se acerque de nuevo a los niveles de cambio respecto al euro de hace un mes. Además, no hay que olvidar que siempre que se devalúa la moneda, Islandia incrementa su competitividad en pesca y turismo, puesto que a la práctica se reducen los costos para los que llegan a la isla con moneda extranjera y las empresas que importan pescado islandés.

Sirva este artículo como un primer comentario de la situación y como punto de partida de un seguimiento exhaustivo de la actualidad económica de Islandia en los próximos meses. Desde El Faro de Reykjavík estaremos atentos y os lo explicaremos con detalle. 

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. María dice:

    Hola! En otro artículo comentabas que las previsiones turísticas para este año no eran tan buenas. Finalmente, ha sido así? Merci por tu trabajo

    Me gusta

  2. Maria Fernanda dice:

    Acabo de pasar 11 días en Islandia como turista y claro, no puedo ser objetiva, me ha parecido el paraíso. No es lo mismo vivir en una comunidad que visitarla unos días al año, está claro, pero quisiera compartir la reflexión que nos hacíamos mi pareja y yo mientras recorríamos el pais. Venimos del Levante español, caracterizado por un turismo insostenible, este sí cortoplacista, que destruye la naturaleza y la armonia de los pueblos y ciudades sin contemplaciones, ofreciendo vuelos low cost, bebidas alcoholicas low cost, alojamiento low cost, dejando atrás otros activos que podrían ser culturales o naturalesy dando la impresión de que al pisar el avión que Tel lleva Ali aeropuerto de Alicante ya tienes permiso para emborracharte, gritar y olvidarte de normas básicas de convivenci. Dicho esto, lo único que ha nublado nuestra estancia es el temor de que esto pueda darse en un lugar tan asombroso como Islandia. Nos hemos fijado en las nuevas construcciones de hoteles, de poca altura y mimetizadas en los tonos y formas con el paisaje.nos ha sorprendido poder visitar joyas naturales sin tener que pagar como en otros países. La gasolina, el coche, la comida y otros servicios han sido muy caros, pero lo hemos visto con buenos ojos:en el momento en que bajen los precios y todo sea un dos por uno, el paraíso será un infierno.

    Como he dicho al principio sé que no es lo mismo vivir en un sitio que ir de visita, pero a veces permanecer en un lugar acorta la perspectiva. Espero que la economía se consolide y que el turismo no se desmadre, por el bien de los islandeses.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario. ¡Bienvenida y saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s