Radiografía general de la pesca en Islandia

ernesto

Ernesto Diéguez / Reykjavík

Fotografía: Wikipedia

Las particularidades islandesas, en cuanto a posición geográfica, clima e historia, son responsables de que la pesca haya sido, y aún sea, un sector básico de su economía, lo cual se refleja en numerosos aspectos de la sociedad islandesa. La pesca fue la responsable del auge de las pequeñas poblaciones islandesas a finales del siglo XIX, lo cual supuso una revolución para una sociedad tradicionalmente agrícola hasta entonces. Al contrario de lo que ocurría en otras regiones de Europa, en Islandia el mismo agricultor desarrollaba labores de pesca en determinados periodos del año, por lo que no existía la figura del pescador que se dedicara a esta actividad económica como principal fuente de subsistencia. No obstante, incluso antes de la revolución del sector pesquero a finales del XIX y principios del XX, una buena temporada de pesca en el mar aseguraba el alimento para muchas familias, puesto que el pescado se secaba (harðfiskur) y se consumía hasta la siguiente temporada como garantía de subsistencia.

Actualmente, el sector pesquero no es el más importante de Islandia (lo era hasta 2014), si bien sigue siendo imprescindible en una economía que se ha diversificado, especialmente con el auge del sector turístico. El país se ha sumido en una nueva era, pero a pesar de ello, la pesca y sus derivados siguen representando un 42% de las exportaciones del país, y ocupa a unos cinco mil trabajadores en todo el país. En un escenario internacional liderado por China, con el 20% de las capturas mundiales (seguida de Perú, Estados Unidos y Japón), Islandia ocupa una sorprendente 14º posición, más sorprendente aún si tenemos en cuenta la minúscula población con respecto a estos países. Su productividad, además, supera a la de otros países de gran tradición pesquera, como Noruega.

¿Qué se pesca en Islandia?

Si hay una especie que en Islandia reina por encima de todas las demás, esta es el bacalao (Gadus morhua). Si bien su importancia relativa ha descendido en los siglos XX y XXI, históricamente, el bacalao ha sido el pescado predilecto de la nación, y sólo muy recientemente, el sector se ha diversificado en otras especies como el carbonero (Pollachius virens) o el eglefino (Melanogrammus aeglefinus). Pero en aguas ricas como las islandesas, quedarnos en el bacalao sería quedarnos cortos, pues hay otras muchas especies que forman parte del repertorio pesquero islandés. En las últimas décadas, por ejemplo, han ganado importancia especies anteriormente menores como la gallineta -o cabracho– (Scorpaena scrofa) o el rodaballo (Psetta maxima), así como el sector marisquero, con la gamba nórdica (Pandalus borealis) y la cigala noruega (Nephrops norvegicus), que recientemente se ha convertido en una lucrativa industria. También el exótico lumpo (Cyclopterus lumpus). También debemos apuntar las especies de agua dulce y mayoritariamente recreativas, como la trucha parda (Salmo trutta), la trucha ártica (Salvelinus alpinus) y el salmón atlántico (Salmo salar).

Es también menester hablar de una de las especies pelágicas, el arenque (género Clupea). El trato hacia esta especie, sometida a una aguda sobreexplotación hasta su colapso de finales de los sesenta (impresiona la estación arenquera abandonada de Djupavík, en la costa de Strandir de los Fiordos del Oeste), es un ejemplo de la mala práctica pesquera. Durante la década de los sesenta, se calcula que fueron pescadas unas 600.000 toneladas de arenque y no fue hasta décadas más tarde que las poblaciones se recuperaron lo suficiente para alcanzar niveles que permitieran de nuevo su explotación. Durante ese tiempo, los marineros orientaron su pesca hacia otras especies como el capelán (Mallotus villosus), la bacaladilla (Micromesistius poutassou) o la caballa (Scomber scombrus). Esta última fue a causa de que Islandia, las Islas Feroe, Noruega y la Unión Europea mantuvieran un largo conflicto que alcanzó cotas diplomáticas. El desplazamiento de los bancos de caballa hacia el norte, probablemente a causa del cambio climático, sumado a la negativa de Islandia de someterse a las cuotas propuestas por la Unión Europea, llegaron a provocar el bloqueo de productos islandeses exportados hacia países miembros de la Unión Europea. El problema se clausuró en 2014, con un acuerdo entre los países implicados, que sirvieron para cortar la enorme cantidad de capturas de caballa que Islandia había realizado en los años anteriores.

Finalmente, la versión menos amable de la industria pesquera islandesa la representa la caza de ballenas. Como parte de la tradición pesquera de Islandia, el gobierno islandés decidió en 2006 recuperar la caza comercial de rorcuales comunes (Balaenoptera physalus) y aliblancos (o ballena de Minke, Balaenoptera acutorostrata), bajo, según sus impulsores, el férreo control de cuotas impuesto por el Instituto de Investigación Marina, que sigue las recomendaciones del NAMMCO (Comisión de Mamíferos Marinos del Atlántico Septentrional). Estas cuotas no son aceptadas por la comunidad internacional, que ha sancionado la caza de ballenas tanto en Islandia como en las Islas Feroe, pero Islandia no parece tener la menor intención de detener su caza, consumo o exportación.

El papel de la acuicultura

La acuicultura, como vertiente del sector pesquero, ha experimentado un crecimiento increíble a nivel mundial en las últimas décadas e Islandia no es ajena a ello. Los primeros intentos acuicultores en Islandia fueron tímidos intentos de fertilizar ovas de salmón y arrojarlas luego a los ríos, con el objetivo de incrementar las poblaciones naturales. Esto ocurrió a principios del siglo pasado y no fue hasta los años cincuenta que comenzó la acuicultura de forma más profesional, con la cría a pequeña escala de salmón y otros salmónidos, listos para el consumo. La acuicultura recibió un espaldarazo definitivo a mediados de los años ochenta, cuando empezaron a funcionar las primeras granjas a gran escala, muchas de las cuales entraron en bancarrota años más tarde, pero que permitieron sentar las bases de un sector que se estabilizó en la década siguiente. Fue también en los noventa cuando la cría acuicultora sufrió una beneficiosa diversificación, ampliándose a otras especies como el fletán (Hippoglossus hippoglossus), el rodaballo, el abulón (Haliotidae) y el bacalao. La innovación científica terminó de asentar un sector que a día de hoy cuenta con unas cincuenta granjas a lo largo de todo el país y un suministro fijo de productos dirigidos en gran medida al mercado exterior.

Una mirada al futuro

Con la influencia de los sistemas de cuotas y la presión internacional, el futuro del sector pesquero en Islandia deberá tener en cuenta a otros países e instituciones del entorno, así como la realidad de un sector en el cual muchos caladeros están casi agotados y las especies desaparecen, presas del cambio climático y de la contaminación. En este escenario, tendrá mucho que decir la acuicultura, que suministra un porcentaje de productos pesqueros cada vez mayor en todo el mundo. A pesar de estos retos, todo indica que el sector pesquero continuará siendo en el futuro una de las piedras angulares de la economía del país.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Pedro Campoy dice:

    Hola,

    Tenía entendido que las licencias de pesca para la captura de ballenas dada por el Instituto de Investigación Marina, tenía un carácter de investigación para seguir la evolución del mamífero y controlar posibles enfermedades al tiempo que ir testando su evolución. Al tiempo se aprovechaba su carne. Y en ningún caso para el consumo.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s