La victoria de Donald Trump preocupa en Islandia

pedro  eric-lluent

Pedro Campoy – Èric Lluent / Reykjavík

Fotografía: Flickr / Michael Vadon

La Islandia actual, a pesar de su esfuerzo por subrayar su independencia, no se explica sin la influencia de Estados Unidos a partir de 1941, cuando las tropas militares norteamericanas se instalaron en la isla relevando a los soldados británicos que habían ocupado el país desde el 10 de mayo de 1940, mediante la conocida como Operation Fork. Hasta 47.000 soldados llegaron a una Islandia que por aquel entonces tenía una población de poco más de 130.000 personas. Islandia vivió una revolución económica que la empujó hacia la modernidad (muchas oportunidades laborales se crearon alrededor del ejército para suministrarle servicios o crear infraestructuras necesarias), pero esta relación con el que sería el país más poderoso del mundo también supuso grandes cambios en el aspecto político y social.

La influencia estadounidense abrió los ojos a las nuevas generaciones de islandeses que vieron que existían alternativas a la humilde y precaria sociedad agrícola y pesquera en la que habían crecido. Los islandeses, al acabar la Segunda Guerra Mundial, abrazaron el estilo de vida norteamericano, especialmente después del inicio de la Guerra Fría y de las alianzas políticas que han unido hasta ahora la superpotencia mundial con un país minúsculo en términos de población pero de gran interés estratégico en el marco de las tensiones nucleares entre Estados Unidos y la Unión Soviética después del conflicto bélico que acabó con el régimen de Adolf Hitler en 1945.

En 1951, Islandia y Estados Unidos firmaron un acuerdo de defensa en el que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se comprometió en la defensa de Islandia que, como nos recuerdan las redes sociales a menudo, no cuenta con ejército. Pero a pesar del mito de un país nórdico completamente desarmado, Islandia contó con presencia de tropas estadounidenses desde 1951 hasta 2006, siendo el actual aeropuerto internacional de Keflavík la base de operaciones de los Estados Unidos en el Atlántico Norte. Islandia es uno de los doce países fundadores de la Organización del Tratado Atlántico Norte (1949) y mantiene fuerzas pacificadores expedicionarias, guardacostas, policía y una unidad específica centrada en el terrorismo internacional.

Teniendo en cuenta este contexto, la opinión pública islandesa no es ajena a la actualidad política estadounidense. La victoria de Donald Trump en Estados Unidos ha despertado preocupación entre amplios sectores de la isla, ya sea por su mensaje abiertamente xenófobo y sexista o por las consecuencias que la presidencia de Trump puede tener sobre Islandia.

A lo largo de su campaña electoral, Trump ha sido muy crítico con la actual situación de la OTAN y el papel que Estados Unidos tiene en esta organización. El nuevo presidente electo de los Estados Unidos ha exigido en reiteradas ocasiones que los miembros de la OTAN contribuyan más a su defensa nacional si quieren continuar con el respaldo de la fuerza militar estadounidense. Actualmente, muy pocos países cumplen con la exigencia de los acuerdos de la organización internacional en los que se apuntan que, como mínimo, las naciones deben dedicar un 2% del PIB en gastos de defensa.

Según el portal Datos Macro, del diario Expansión, en 2015 Islandia destinó a gastos de defensa el 0,12%, mientras que España, por ejemplo, gastó el 1,18%, y Alemania el 1,17%. Estados Unidos, por su parte, gasta el 3,32%, lo cual es una agravio para los estadounidenses, según Trump. De hecho, el sucesor de Barack Obama piensa que el tratado de la alianza está obsoleto, argumentando que los acuerdos actuales no sirven para combatir las amenazas globales. Así, el nuevo gobierno de Islandia deberá seguir con atención cuáles son las exigencias del presidente Trump respecto al incremento del gasto militar de los miembros de la OTAN.

Además, Trump ha dejado entrever, al menos durante la campaña electoral, la posible retirada del apoyo militar a los países bálticos (las tres repúblicas ex soviéticas que pertenecen a la OTAN, Estonia, Letonia y Lutuania), a Japón y Corea del Sur. Este nuevo escenario geopolítico, y sin olvidar las tensiones actuales entre Rusia y Estados Unidos, podría derivar en el replanteamiento de la relación militar entre Estados Unidos e Islandia. No se debería descartar, pues, que ambas partes valoren la posibilidad del retorno de las tropas norteamericanas a suelo islandés, algo por lo que ciertos sectores políticos y económicos de la isla apuestan desde que el último caza abandonó la base de Keflavík diez años atrás, aunque suma la oposición de los sectores pacifistas de la isla.

Esta semana, trascendía en la prensa local algunas el resumen del contenido de la carta que el presidente de la República de Islandia, Guðni Thorlacius Jóhannesson, envió a Donald Trump después de la victoria en las urnas de este último. “El presidente ha subrayado que las dos naciones comparten unos mismos valores: una entusiasta defensa de la libertad de pensamiento y expresión, la igualdad de género, así como la igualdad de derechos para todos los ciudadanos, sin discriminación por el color de piel o la religión”, se especifica en la nota. Jóhannesson expresa de esta forma la preocupación de muchos islandeses por los repetidos exabruptos de Trump en los últimos meses.

Islandia, socio inestimable de Estados Unidos desde la segunda mitad del siglo XX, deberá seguir con atención los primeros pasos de Trump en la presidencia de la superpotencia mundial. Desde El Faro de Reykjavík cubriremos con interés las consecuencias políticas, económicas y, en último término, sociales que puede vivir Islandia a raíz de la elección del candidato republicano.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Rafa dice:

    La victoria de Trump no solo preocupa en Islandia…sino en el mundo entero!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s