Médicos de la sanidad pública islandesa recomiendan a pacientes acudir a la privada

eric-lluent

Èric Lluent / Reykjavík

Un paciente español con residencia oficial en Islandia ha denunciado a este medio que hasta dos veces en las últimas tres semanas distintos médicos de la sanidad pública islandesa le han recomendado acudir a la sanidad privada para tratarse de una dolencia que arrastra desde hace meses. El vecino de Reykjavík, que prefiere mantenerse en el anonimato pero la versión del cual ha podido ser contrastada por esta redacción, denuncia además que hoy al llegar a urgencias con síntomas de una hemorragia, la enfermera del hospital le ha dicho que por esa razón no debería dirigirse a urgencias, invitándole a acudir a un especialista. Se da el caso que el especialista no atiende urgencias y puede tardar semanas en acordar una visita, con lo cual la situación es realmente grave para los que esperan recibir atención médica en Islandia cuando lo creen necesario.

Al insistir, la enfermera ha dejado pasar finalmente al paciente, a quien, más tarde, le han confirmado una alteración importante en los resultados de las pruebas que se ha hecho. Después del reconocimiento inicial, el médico de guardia ha invitado al paciente a encontrar un especialista en la sanidad privada, puesto que esto “es lo habitual en Islandia”. Se da el caso que este mismo paciente recibió con sorpresa un consejo similar hace tres semanas cuando fue a la consulta de un especialista de la sanidad pública, en aquella ocasión argumentándole que en el sistema público ya no podían “hacer nada más”, que si quería otro tipo de solución era mejor “buscarse un médico privado”.

No es ningún secreto la precaria situación de la sanidad pública islandesa. De hecho, hoy mismo, RÚV ha informado sobre el colapso de la sala de emergencias del Hospital Nacional Universitario Landspítali. A día de hoy, hay 24 personas en Urgencias esperando una habitación de hospital y, en algunos casos, la espera puede alargarse durante días. El año pasado ya se dio una situación en la que un parking de ambulancias tuvo que habilitarse como sala de emergencias, dejando una triste imagen de la sanidad isleña. “El peligro no es sólo que los pacientes se sientan peor, sino que reciban un servicio muy inferior y existe un mayor riesgo de incidentes graves para los pacientes que están atrapados en la sala de emergencias”, ha explicado Jón Magnús Kristjánsson, jefe médico de Urgencias.

El colapso de la sanidad pública puede ser el motivo por el cual los médicos recomienden a los pacientes acudir a la sanidad privada, aunque esta realidad contraste fuertemente con el concepto de sociedad del bienestar que se atribuye habitualmente a las sociedades escandinavas. Desde El Faro de Reykjavík seguiremos con atención esta situación y también invitamos a los lectores a compartir sus experiencias con la sanidad pública islandesa a través de la página de contacto de nuestra redacción.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s