Partido de la Independencia, Partido Reformista y Futuro Brillante, en busca de nuevo gobierno

eric-lluent

Èric Lluent / Reykjavík

Fotografía: Èric Lluent

Este lunes empieza la cuarta negociación oficial después de las elecciones del pasado 29 de octubre, con los tres partidos que lo intentaron ya en la primera ronda. Se trata del Partido de la Independencia (ganador de las elecciones, con 21 de 63 escaños), el Partido Reformista (revelación del centroderecha, con sieta escaños) y el Futuro Brillante (centro liberal surgido de la disidencia dentro del Partido Progresista junto al entorno del Mejor Partido de Jón Gnarr en Reykjavík, con cuatro escaños).

El líder del Partido Reformista, que ha estado en todas las negociaciones, Benedikt Johánnesson, ya dejó caer en una entrevista para El Faro de Reykjavík que no descartaba otra ronda de negociación con el vencedor de las elecciones. “Lo que he aprendido es que no hay que excluir ninguna posibilidad, excepto en el caso de gobernar con la actual coalición de gobierno, es decir, el Partido de la Independencia y el Partido Progresista, juntos”, afirmaba hace dos semanas el líder reformista, dejando la puerta abierta al intento de formación de gobierno que se iniciará mañana.

Johánnesson explicó que en la primera negociación se había mostrado demasiado inflexible, así que parece que el Partido de la Independencia y el Partido Reformista podrían impulsar los puntos que tienen en común (reforma agrícola y política monetaria -en este último punto existen diferencias de ejecución) e intentar buscar un punto intermedio en los temas que más problemas generaron en el diálogo posterior a las elecciones: la reforma del sector pesquero y la recuperación del diálogo para sumarse a la Unión Europea.

Respecto a la Unión Europea, es posible que el Partido Reformista y el Futuro Brillante presionen para organizar un referéndum (hoy en día, la idea de formar parte de la Unión Europea no cuenta con el suficiente apoyo popular, así que no supondría especial riesgo para un Partido de la Independencia que no tiene ningún interés en el proyecto común europeo). El punto más delicado será, previsiblemente, la regulación del sector pesquero, ámbito en el que los 21 escaños del Partido de la Independencia pueden pesar más que los once que suman los otros dos partidos para salvaguardar el statu quo del segundo sector económico con mayor número de exportaciones de la isla, después del turismo.

Aunque pueda sorprender a los lectores no familiarizados con la escena política islandesa, ahora mismo el gobierno más probable es el de la vieja derecha tradicional, con la nueva derecha y un partido comodín que contó con el apoyo del famoso “alcalde anarquista” (Jón Gnarr) y que ahora se encuentra mucho más cerca de la derecha que del centroizquierda que pretendía representar.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s