Abuso laboral en Skógar: trabajar en Navidad por 707 kr la hora y dormir en un container de obra

eric-lluent

Èric Lluent / Reykjavík

Las buenas cifras macroeconómicas en Islandia esconden realidades difíciles de justificar y a todas luces ilegales bajo la legislación vigente. La isla ha recibido miles de trabajadores extranjeros en los últimos años, muchos de ellos llegados de países con condiciones económicas y sociales deplorables, como es el caso de España, que continúa con cifras de paro alrededor del 20%. En este contexto internacional, algunos trabajadores recién llegados aceptan condiciones que jamás serían ofrecidas a un islandés, y algunos empresarios se aprovechan de la necesidad y también del desconocimiento de las personas que llegan desde el exterior.

Es el caso de una pareja de polacos que ha pedido que sus nombres queden en el anonimato puesto que su publicación podría perjudicarles a la hora de buscar nuevas oportunidades laborales en Islandia. No obstante, el periodista que firma este artículo ha tenido acceso a todos los documentos necesarios para confirmar todos los datos aportados por los dos trabajadores y da fe de que esta historia es absolutamente verídica. Matheusz y Karolina, así los llamaremos, llegaron a Islandia por segunda vez esta Navidad después de haber trabajado en el sector turístico este pasado verano. En su primer trabajo ya experimentaron algunos problemas a la hora de cobrar su sueldo, pero pensaron que esta situación era un caso aislado y decidieron intentar encontrar cierta estabilidad laboral y económica en la isla.

Matheusz contactó desde Polonia a una empleadora que les ofreció las siguientes condiciones laborales: 2.000 euros al mes por persona, habitación y comida. Sorprende que en esta oferta no se especificara las horas trabajadas ni el sueldo en coronas (algo especialmente relevante teniendo en cuenta las fluctuaciones), pero la pareja aceptó y se compró unos billetes de avión para empezar a trabajar de nuevo durante las Navidades. Su destino era una de las famosas cascadas de las costa sur de Islandia, Skógafoss, situada en el pequeño núcleo de Skógar. Allí se encuentra Skógar Guesthouse en el que trabajaron durante once días, momento en el cual decidieron renunciar debido a las nefastas condiciones laborales.

Los problemas empezaron a hacerse evidentes cuando la mujer que regenta la casa les enseñó el lugar donde tendrían que vivir durante el invierno: un container metálico de obra, con un par de camas en el interior, sin agua corriente, dos pequeños calefactores eléctricos, una alfombra, un par de sillas y una mesa. Después de dos días, los dos trabajadores cayeron enfermos debido al frío que hacía por la noche pero continuaron con sus tareas en el hostal. El frío en el interior era intenso, muy lejos del buen aislamiento del que disfrutan la inmensa mayoría de casas en Islandia y, además, cada vez que querían ir al baño o a ducharse tenían que andar unos 200 metros. El trato con la propietaria tampoco fue el deseado, aunque tanto Matheusz como Karolina prefieren no entrar en detalles personales.

Durante once días sin descanso (del 21 al 31 de diciembre), incluidos fines de semana y días de fiesta, la pareja procedente de Polonia realizó las tareas habituales en este tipo de puestos de trabajo. Preparar el desayuno, limpiar las habitaciones y los baños, hacer las camas, poner las lavadoras, recibir a los clientes, sacar la nieve de los alrededores de la casa, limpiar el jacuzzi exterior, etc. En total cada uno trabajó 106,5 horas, en las que se incluyen horas extras y horas de fin semana y días de fiesta (con su extra incluido). Debido a su precaria salud y al mal ambiente laboral, Matheusz y Karolina trabajaron por última vez el día 31 y negociaron con la propietaria del hostal el sueldo que debían percibir. La sorpresa se la llevaron cuando vieron que la mujer les ingresó como compensación económica para los dos de 150.000 coronas islandesas, es decir, 75.000 por persona (622 euros).

Skógar Guesthouse cuenta con nueve habitaciones. Las dobles se ofrecen por 192 euros en temporada alta y las triples por 272 euros. Es decir para pagar el sueldo de once días para los dos trabajadores, la empresaria dedicó el equivalente al ingreso de siete habitaciones dobles, una sola noche. Pero más allá de estas comparaciones, a menudo indignantes en el contexto de una economía capitalista, no debemos olvidar la cuestión de la legalidad. Si dividimos todas las horas que hicieron estos trabajadores, nos da que el sueldo medio neto por hora fue de 707 coronas, un ingreso irrisorio en Islandia. Pero es que además, Matheusz y Karolina trabajaron fines de semana, horas extra y ‘días rojos’ (los días de fiesta en Islandia, que incluyen el 24, 25, 26 y 31 de diciembre, en los que se cobra un importante extra). Para la redacción de este artículo hemos hecho el cálculo del salario que deberían haber percibido teniendo en cuenta las condiciones mínimas establecidas en el convenio para trabajadores en el sector de la hostelería. La cifra que deberían haber percibido cada uno de ellos, después de impuestos, es de 204.757 coronas, es decir, la empresaria les pagó el 36% del salario legal.

Cuando tanto Matheusz como Karolina reclamaron a la propietaria la parte del sueldo que les faltaba, según una grabación a la que ha tenido acceso la redacción de El Faro de Reykjavík, la mujer les contestó que el dinero que habían percibido era el adecuado y que debían “estar felices”. La pareja ya ha puesto toda la información a disposición de su sindicato y del inspector laboral de la zona sur de la isla, aunque de momento no ha recibido ninguna respuesta definitiva por parte de las autoridades. Después de esta experiencia Karolina decidió volver a Polonia mientras que Matheusz se ha quedado en la isla para intentar encontrar un trabajo digno. Siendo contactada vía correo electrónico por la redacción de El Faro de Reykjavík, la responsable de Skógar Guesthouse no ha respondido a nuestras preguntas.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s