El consulado español en el que no se atiende en castellano

Èric Lluent / Reykjavík

Desde hace más de medio año los ciudadanos de nacionalidad española que viven en Islandia observan con malestar los cambios que se han realizado en el Consulado Honorario de España en Islandia, que a pesar de no ser un consulado general es la máxima representación del Estado en Islandia y actúa en coordinación con la Embajada de España en Oslo. Ahora la oficina ya no está en el centro de Reykjavík, sino que se encuentra en un municipio colindante, Seltjarnarnes, a unos quince minutos en autobús del centro pero en una zona bastante alejada de la mayoría de barrios de Reykjavík. La supuesta oficina consular se encuentra ubicada en la sede de una empresa privada llamada Mundo, propiedad de la vicecónsul, Margrét Jónsdóttir, que se dedica a vender viajes a islandeses con destino a España, Francia, Georgia o Perú, entre otros.

Hay que tener en cuenta que el establecimiento de un consulado honorario en la oficina de una empresa privada es algo habitual y plenamente legal, puesto que este tipo de consulados son entidades privadas con intereses comerciales que cuentan con la designación del Estado en cuestión y que tienen como misión defender los intereses de los nacionales que viven en un determinado país y realizar algunos actos administrativos secundarios. El caso es que desde enero son muchos los españoles que al dirigirse a la sede de Seltjarnarnes o llamar por teléfono se han llevado la sorpresa de descubrir que no hay nadie que hable castellano. “He ido dos veces recientemente y las dos estaba la misma chica, una muchacha islandesa que no habla español y que se me dirigió en inglés. Es la misma persona que vende los viajes y no tiene mucha idea de las cosas del consulado. Al final acabé llamando a la embajada de Oslo”, explica un ciudadano español residente en Islandia que prefiere que su nombre no salga publicado.

Su caso no es una excepción. Otras personas que han necesitado los servicios del consulado lo confirman a El Faro de Reykjavík y, al llamar desde la redacción para conocer su versión, nadie ha contestado al teléfono en horario de supuesta atención del consulado a los ciudadanos españoles (en principio deberían atender lunes, miércoles y viernes, de 10h a 14h, y a pesar de la insistencia este viernes día 13 nadie ha contestado al teléfono). La sensación de los residentes en Islandia es que España ha pasado de tener un consulado honorario humilde y con pocos recursos pero que siempre estaba allí a tener un consulado fantasma. Los cambios realizados durante el mes de octubre parecen haber tenido consecuencias para la calidad del servicio que ofrece el consulado.

Un despido poco justificado

El pasado 27 de octubre a Xavier Rodríguez, abogado especializado en derecho internacional con la doble nacionalidad que realizaba tareas de administrativo del consulado durante los últimos años, se le comunicó que el Consulado Honorario prescindiría de sus servicios a finales de diciembre. Rodríguez no recibió más explicación que la voluntad de reestructurar el consulado y cambiar la sede física. Desde entonces se ha constatado el declive del consulado de una forma alarmante. ¿Qué justificación había para dejar a Rodríguez sin trabajo y poner a cargo del consulado a una persona que no habla castellano? Ahorrar dinero, se podría argumentar. Pero, si el ahorrar dinero de una parte privada (que, no olvidemos, tiene privilegios por el hecho de representar España) supone la desaparición de facto de los escasos servicios que tenían los ciudadanos españoles en Islandia, ¿por qué Oslo no toma cartas en el asunto? La embajada de Oslo conoce la situación, pero de momento parece mantenerse al margen, mientras el malestar va in crescendo.

“Después del despido me han llamando ciudadanos españoles que me contactan para que los ayude con gestiones que no les solucionan en el consulado. Encantado, los he ayudado de forma altruista, pero deberían contactar a la embajada en Oslo. Desde mi punto de vista, lo mejor sería tener un consulado general o una embajada de España en Islandia para dar mejor servicio a todos los españoles y viajeros que visitan Islandia, que también se deben tener en cuenta”, comenta Rodríguez, que después del cambio de sede se ofreció a Jónsdóttir para seguir trabajando en el consulado, y la vicecónsul le comunicó que no necesitaban a nadie más puesto que el personal de Mundo se haría cargo de las tareas. Rodríguez actualmente trabaja en la Embajada de Canadá en Islandia.

Según las cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística, actualmente, residen oficialmente en Islandia 309 ciudadanos con nacionalidad española*[consultar nota del autor al final del artículo]. A esta cifra deben sumarse aquellos españoles que vienen a trabajar en temporada de verano o invierno y que no están registrados en el consulado. Y, por otra parte, hay que tener en cuenta que el turismo de españoles ha incrementado exponencialmente en la última década. Mientras que en 2008, un total de 10.438 pasajeros de nacionalidad española pasaron por el aeropuerto internacional de Keflavík, en 2017, la cifra fue de 57.971, es decir, casi cinco veces más que diez años atrás.

La hora de establecer una embajada en Islandia

La necesidad de establecer una embajada en Islandia es cada día más evidente o, como mínimo, un consulado general con funcionarios de carrera y no personas que actúan principalmente por intereses comerciales privados. Al lector poco conocedor de la diplomacia española le puede parecer que establecer una embajada en un país en el que sólo viven 309 nacionales es un poco exagerado. Primero, hay que tener en cuenta que la embajada es la representación permanente del país en suelo extranjero, con lo que más allá de las cifras, lo que importa es tener un lugar de referencia para aquellos que viven o viajan al país y que tienen derecho a ser atendidos por la administración de su Estado de origen. Pero es que además, existen muchísimos ejemplos de países europeos que cuentan con embajadas con cifras de población española menores que las de Islandia. En Estonia viven 164 españoles, y hay embajada. En Eslovenia, 182, y hay embajada. En Letonia, 96, en Lituania, 192, en Croacia, 175, en Serbia, 216, en Ucrania, 309, en Chipre, 261, en Bulgaria, 283, en Bosnia y Herzegovina, 71, en Macedonia, 27. Y en todos estos países hay embajada española. ¿Por qué Islandia no la tiene?

Además, Islandia es el país europeo en el que los ciudadanos españoles están más lejos de la oficina de representación permanente que pueda realizar sus trámites habituales, como la renovación del pasaporte. Cualquier ciudadano español residente en Islandia, para renovar su pasaporte debe volar hasta Oslo, capital de Noruega. Para realizar un trámite tan básico, los españoles residentes en Islandia deben volar los más de 1.700 quilómetros que separan Reykjavík de Oslo. Puestos a tomar un avión, y con los precios de los vuelos actuales, ya no hay demasiada diferencia entre volar a Oslo o volar a España, con lo cual la no existencia de un consulado general o una embajada en la isla se presenta como un despropósito que sólo puede ser consecuencia de una grave falta de interés por parte del Ministerio de Exteriores del gobierno de España. Conocedores de la descrita situación, ahora sólo falta saber si la Embajada de España en Noruega y, especialmente, el Ministerio de Exteriores pondrán solución de una vez por todas a esta dejadez diplomática y administrativa que vienen sufriendo los españoles residentes en Islandia. De momento, estos ciudadanos siguen con un consulado español en el que no se atiende en castellano y en el que a veces ni descuelgan el teléfono. De ahí que el teléfono para emergencias sea un móvil noruego y no islandés.

*Nota del autor: como bien nos han hecho notar algunos lectores, la cifra real de españoles residentes en Islandia es superior a la de 309 que ofrece el Instituto Nacional de Estadística y que tomamos como buena para la redacción del presente artículo. Statistics Iceland cifra a fecha de 1 de enero de 2017 en 630 los residentes en Islandia con nacionalidad española. Esta cifra es la cifra real, puesto que la cifra de la que dispone el Ministerio de Exteriores es la de aquellos ciudadanos que se han registrado en el Consulado, lo cual no ha hecho la mitad de la población residente en Islandia. Hemos mantenido en el artículo la cifra de 309 porque realizamos una comparación con otros países en base a las cifras publicadas por el INE, con el fin de no alterar las proporciones allí ofrecidas, que pueden incluir desviaciones similares al caso islandés. Finalmente, es posible que día de hoy, la cifra de residentes ronde los 800 o 900.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s