Islandia afronta el coronavirus con la idea de permitir una infección lenta y controlada

eric-lluent

 

 

 

Èric Lluent / Reykjavík

“El objetivo de las medidas tomadas y de las que se pudieran tomar en el futuro no es prevenir la propagación del virus a Islandia. Esto sería imposible. El objetivo de las autoridades es asegurar que la infraestructura necesaria -particularmente en el sistema sanitario- esté preparada para hacer frente a la presión que la enfermedad causará en Islandia”. Así explica el gobierno de Islandia, a través de la página web oficial covid.is, los fundamentos teóricos de la respuesta de las autoridades locales a la pandemia del coronavirus. El 15 de marzo en rueda de prensa, el epidemiólogo encargado del plan de acción, Þórólfur Guðnason, declaró: “queremos tener, bien, cierta infección en la comunidad, solo queremos que sea lenta, y queremos que la gente adecuada se infecte, no los grupos vulnerables”.

Texto original extraído de la página web covid.is.

A 27 de marzo, los casos diagnosticados llegan a la cifra de 890, de los cuales 18 están hospitalizados, seis de ellos en la unidad de cuidados intensivas. Dos personas han fallecido con coronavirus, un turista australiano y una mujer islandesa. Es el quinto país del mundo con mayor ratio de infecciones per capita, si bien hay que relativizar este dato debido a que la población de Islandia a 1 de enero era de 364.134 habitantes, según Statistics Iceland. En los últimos quince días, el número de infectados se ha doblado cada cinco días, pasando de los 100 infectados a los 800 en esta última quincena.

Personas infectados por día, hasta el 26 de marzo. Fuente: covid.is.

Las medidas en Islandia

A pesar de este escenario, el gobierno islandés ha decidido impulsar medidas para controlar la infección, lo que los expertos llaman medidas de mitigación, pero no de supresión. Este plan de acción incluye, a día de hoy, la prohibición de reuniones de más de 20 personas (hasta el lunes pasado fueron de 100 personas), el cierre de museos, piscinas, gimnasios, bares y tiendas en las que el contacto físico sea necesario (hasta el lunes pasado todos estos espacios permanecieron abiertos), el cierre de universidades e institutos, y se ha establecido que haya una distancia de dos metros entre personas en los espacios públicos, las empresas y todos los comercios que permanecen abiertos.

Consultado por El Faro de Reykjavík, el epidemiólogo Matthew Fox, de la Universidad de Boston, advirtió el 20 de marzo que la estrategia del gobierno islandés era “arriesgada”. Por su parte, el epidemiólogo estadounidense residente en Islandia Chris McClure, también en declaraciones a este medio, fue aún más allá y añadió que las medidas tomadas por las autoridades sanitarias en Islandia son “un auténtico desprecio hacia lo que la investigación científica realmente muestra”. McClure acusa al gobierno local de seleccionar datos a su antojo sin tener en cuenta las conclusiones de los estudios en los que se basa.

La opinión del Imperial College de Londres

Un claro ejemplo de esta práctica se comprueba al analizar uno de los estudios que las autoridades islandesas citaron como base de su plan. El estudio fue publicado por el Imperial College de Londres y analiza la aplicación de distintas medidas de mitigación y de supresión. La conclusión del informe es clara: “Por lo tanto, concluimos que la supresión epidémica es la única estrategia viable en este momento. Los efectos sociales y económicos de las medidas necesarias para lograr este objetivo político serán profundos. Muchos países ya han adoptado tales medidas, pero incluso esos países en una fase temprana a de su epidemia (como el Reino Unido) tendrán que hacerlo de forma inminente”. El estudio fue publicado el 16 de marzo.

En un nuevo estudio del Imperial College, publicado el 26 de marzo, se presentan los datos por países con tres escenarios distintos (no hacer nada, mitigación y supresión). En los cálculos referentes a Islandia, el estudio llega a la conclusión que sin hacer nada se podría llegar a las 2341 muertes; con mitigación, de las 895 a 1193; y con supresión, de las 94 a 496. Estas cifras son radicalmente distintas a las que barajan las autoridades locales, que tienen una previsión de entre 1500 y 2300 casos diagnosticados. Además, las autoridades islandesas insisten en que la propagación del virus es más lenta en Islandia que en la mayoría de países europeos y buena parte de la prensa local se dedica casi exclusivamente a hacer de altavoz del gobierno, publicando noticias optimistas sobre la epidemia, con algunas excepciones en columnas de opinión.

Datos referentes sobre la predicción de muertes en Islandia, publicados en el estudio del Imperial College, el 26 de marzo. Gráfico realizado por Haukur Már Helgason. La primera columna representa la estrategia de no acción, las dos siguientes, la estrategia de mitigación, y las dos de la derecha, la estrategia de supresión.

Escuelas abiertas, con restricciones

Una de las mayores polémicas que vive el país es la decisión de no cerrar las guarderías y las escuelas primarias. El gobierno ha impuesto la restricción de que los grupos de alumnos no puedan ser mayores de 20 y ha sugerido a los padres que después de escuela los niños no jueguen con alumnos de otros grupos, además de implantar medidas de higiene en los centros. La reacción de muchos padres, especialmente de la comunidad extranjera residente en la isla, ha tomado la decisión de no llevar sus niños a la escuela. La respuesta de las autoridades ha sido contundente en este sentido.

En una carta firmada por el Þórólfur Guðnason se demanda a todos los padres que llevan a los alumnos a la escuela si no presentan síntomas. “Los hijos sanos deben continuar yendo a la escuela. La educación es importante para ellos”. En la misma carta se afirma que “el riesgo de infección propagada por niños es considerablemente menos probable que la propagada por adultos, así como la investigación en este país y en otros países nórdicos demuestra que las infecciones de niños es baja”. El departamento de Educación también ha enviado una carta a los padres, defediendo la postura de las autoridades sanitarias. Preguntado por los estudios académicos que apoyan estas conclusiones en contra de las conclusiones de múltiples estudios y expertos internacional, el gobierno de Islandia no ha respondido el requerimiento de información por parte de El Faro de Reykjavík (cuando haya respuesta, si la hay, la publicaremos íntegra y con detalles).

Fragmento de la carta enviada por el Departamento de Educación a los padres ordenando enviar los niños a la escuela.

A pesar de la comunicación oficial, algunos padres y madres siguen sin confiar en las autoridades locales y mantienen sus hijos lejos de los centros escolares. Es el caso de un residente español en la isla que prefiere mantener el anonimato: “Hemos decidido no llevar a los niños a la escuela pese a las insistencias de las autoridades. No es por temor a que se contagien, sino porque no logramos entender que gran parte del mundo esté tomando como medida para detener la pandemia que la gente se quede en casa, e Islandia en el caso de los niños aconseje lo contrario. No se trata de ser o no los expertos en el asunto, se trata de sentido común y prevención. Islandia es un buen país para muchas cosas, pero tras varios años viviendo aquí sé que, en ocasiones, no se puede confiar de sus supuestos ‘expertos’”. explica.

Turistas, bienvenidos

Otra de las polémicas en la gestión de la crisis sanitaria actual en Islandia ha sido la forma en la que el gobierno ha intentado mantener la actividad turística, considerando el riesgo de infección por parte de visitantes extranjeros como bajo. Así, por ejemplo, cuando España ya era considerada zona de alto riesgo, las autoridades insistían en el hecho de que no era necesario hacer ningún tipo de prueba a los turistas procedentes de España, dejándolos entrar sin restricción alguna. No obstante, los residentes en Islandia procedentes de zonas como España sí que tienen la obligación de realizar una cuarentena. Muchos trabajadores extranjeros del sector turístico mostraron su oposición a estas medidas, pero el gobierno islandés consideró que los turistas no se relacionan con grupos de riesgo.

La realidad a día de hoy es que hay poquísimos turistas en la isla, pero técnicamente, si el vuelo no se cancela, es posible llegar a Islandia desde países como Reino Unido, Francia, Alemania o España. De hecho, la cuenta de Twitter SafeTravel.is, de consejos de seguridad para viajar en Islandia, mantiene un mensaje que resume el plan de las autoridades para el turismo en época de pandemia: “16 de marzo: los turistas son bienvenidos en Islandia y no  se han implementado restricciones de viaje”. La página oficial covid.is informa que a día de hoy los turistas que lleguen a Islandia -solo pueden entrar ciudadanos procedentes de la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo, la EFTA o Reino Unido- no necesitan hacer cuarentena, mientras que, por otra parte, desaconseja a los islandeses viajar a otros países.

Mensaje en la cuenta de Twitter de Safetravel.is.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jon dice:

    Según la web de Isavia, solo dos vuelos llegaron ayer (Londres) y dos llegaran hoy (Boston y Londres). Parece que los últimos dias ha sido asi. por lo que no creo que haya muchos turistas en Islandia, y si acaso, son turistas que vinieron hace unas semanas, Hace dos semanas Safetravel o Inspired By Iceland recomendaban venir, pero no hay ninguna información sobre eso.

    Si me pareció escuchar en la radio que “iban a dejar que el turismo se autoregulase, que esperaban que poco a poco nadie iba a venir…”.

    A pesar de no estar en estado de alarma, en algunos aspectos hay casi mas controles que en España en plena crisis.

    Las cosas cambian de un día para otro y si suben los contagios, cerraran las escuelas.
    Tengo hijos en la escuela y me parece bien lo que estan haciendo, y por ahora confio.. pero quien sabe en un par de días, Hay que estar preparado.

    La estrategia, hoy 29 de de Marzo, se ve que funciona.. pero no sabemos en una semana. la “suerte” de tener mas tests ha jugado a favor de ellos.

    Ah! y se te olvida decir que es el pais con mas ensayos per capita, si bien, hay que relativizar tambien.

    Me gusta

  2. Ricardo dice:

    Muy bien , los felicito por su trabajo e informar a cerca de este problema , esperando que el gobierno de Islandia se quite la venda y actúe de manera eficiente.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s