Silvia Björg reflexiona sobre ecosistemas, migraciones y justicia social en su exposición ‘Farfuglar’

Èric Lluent / Reykjavík

La artista hispanoislandesa Silvia Björg inaugura esta semana, en Reykjavík, la exposición Farfuglar, es decir, Migrantes, un conjunto de obras que pretende reflexionar sobre la ecología, las migraciones y la justicia social. La exposición está compuesta de siete pinturas, una escultura y una instalación escultórica mediante las que Björg muestra su particular visión sobre la multiculturalidad, comparando las migraciones animales con las humanas.

El discurso de la artista va más allá de la similitud entre los desplazamientos de animales y personas y cuestiona el valor material del ecosistema y, en concreto, aquello que los humanos históricamente hemos considerado como valioso. ¿Realmente es mayor tesoro el oro que el agua potable o el oxígeno producido por los árboles? Mediante preguntas como esta, Björg pretende restablecer puentes con la esencia de la vida y el ecosistema, desde una perspectiva crítica en un momento en que lo superfluo y lo no esencial es central para la mayoría de vidas humanas.

Respecto a los procesos de migración, Silvia Björg busca subrayar el valor intangible de la multiculturalidad en una sociedad. “En uno de mis cuadros comparo las perlas a los migrantes. En un principio, una perla es una partícula extraña a la ostra, pero con el paso del tiempo, se va convirtiendo en algo precioso, al igual que las
personas venidas de otros países. Al principio son extraños, pero con el tiempo pasan a formar parte importante del país de acogida gracias a la riqueza multicultural que aportan”, explica Björg a El Faro de Reykjavík.

De hecho, la cuestión de la migración es personal para la artista, puesto que Björg nació, creció y se formó en Galicia pero, por motivos laborales, se mudó a Islandia en 2006. “Es un choque cultural fuerte el cambiar de un país a otro, a pesar de tener familiares aquí. No es fácil cambiar y eso lo sabemos todos los que hemos tenido que migrar para buscar la oportunidad de una vida mejor. A veces te sientes como partido en dos, te gustaría estar con tus familiares y amigos pero no se puede estar en dos lugares a la vez”, reflexiona Björg.

En el seno de una sociedad como la islandesa, en la que la mayoría de los migrantes viven al margen de lo considerado propio y común por la comunidad local, Björg propone una voz crítica ante determinadas realidades que también existen en Islandia. “Los migrantes deberían ser el motor de apertura de mentes y de evolución del país y muchas veces estamos viendo que no es así. Una parte de la sociedad islandesa es lo que llamamos ‘cabeza de bacalao’, es decir, cerrada de mente, y lo que me sigue sorprendiendo aún más es que muchos medios de comunicación sigan dando una imagen denigrante de los inmigrantes”, opina Björg.

Para tratar estas cuestiones, la autora recurre al realismo mágico, que mezcla la realidad y la fantasía con el fin de crear una nueva realidad. “Imagino un mundo donde la gente se respeta entre sí independientemente de sus diferencias. Un mundo en el que la humanidad es una con Madre Tierra y hay equilibrio entre humanos y
Naturaleza”, añade.

La exposición se podrá ver en Salur Íslensk Grafík, en la calle Tryggvagata, 17 de Reykjavík, desde el 23 de julio hasta el 9 de agosto, siendo la inauguración el próximo jueves 23 a las cuatro de la tarde.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ragnheiđur dice:

    Me gusta mucho .Bravo Silvia

    Me gusta

  2. Fernando García dice:

    Magnífico

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s