Los terremotos en Reykjanes son “difíciles de interpretar” y no se descarta una erupción volcánica

Èric Lluent / Reykjavík

Una nota informativa publicada ayer por el departamento sismológico de la Oficina Meteorológica de Islandia reconoce que los terremotos que tuvieron lugar entre la noche del domingo y durante la jornada del lunes son “difíciles de interpretar”. Las últimas mediciones establecieron que el terremoto que tuvo lugar a las 23.36h del domingo alcanzó una magnitud de 5,1 en la escala de Richter, mientras que el delas 6.23h de la mañana fue de magnitud 5. Ambos se sintieron de forma general en el suroeste de la isla, donde se encuentra la capital del país, Reykjavík.

Según los expertos, la actividad alrededor de la montaña Fagradalsfjall está relacionada con la falla tectónica que vertebra geológicamente Islandia. Sin tener la certeza absoluta, todo parece indicar que en la península de Reykjanes hay importantes movimientos de magma bajo la superficie, que empezaron el pasado mes de enero. La autoridades trabajan con tres posibles escenarios:

  • El episodio sísmico disminuye en los próximos días o semanas, con peligro de desprendimiento de rocas en la zona.
  • La intensidad del episodio sísmico incrementa con la posibilidad de que se produzcan terremotos de hasta magnitud 6 en la escala de Richter.
  • Una intrusión de magma tiene lugar en Fagradalsfjall, lo que puede resultar en dos escenarios: una erupción efusiva o una disminución de la actividad intruisva, con la solidificación del magma bajo la superficie.

Debemos aquí explicar algunos conceptos básicos para entender mejor los posibles escenarios en los que habría actividad volcánica. Por una parte, cabe distinguir entre actividad intrusiva y la actividad extrusiva. La intrusiva es aquella que tiene lugar bajo la corteza de la Tierra, cuando el magma sube hacia la superficie pero, finalmente, no la perfora, solidificándose antes de producir una erupción. La actividad extrusiva es aquella que sí llega a la superficie. Por otra parte, hay dos grandes tipos de erupciones volcánicas, es decir de activad extrusiva: la efusiva y la explosiva. Respecto a esta última es fácil de imaginar, puesto que el material llega a la superficie mediante explosiones que pueden diseminar gases, rocas y cenizas a quilómetros a la redonda. La efusiva es aquella que genera fuentes y corrientes de lava que cubren la región inmediata a la fisura de donde emerge, formando los campos de lava tan comunes en la isla. Por supuesto, es posible que una misma erupción volcánica sea explosiva y efusiva a la vez.

Teniendo en cuenta esta explicación, en el caso de que este episodio sísmico produjera una erupción volcánica, esta sería efusiva, y por lo tanto produciría un nuevo campo de lava en la península de Reykjanes, algo que ya define el paisaje de este lugar. Las autoridades informan que desde 1991 ha habido cinco episodios sísmicos relevantes en Reykjanes, pero ninguno como el que está teniendo lugar en la actualidad.

Más información sobre los terremotos de estos días en el artículo ‘La tierra se mueve en Reykjanes‘.

Síguenos en Facebook y/o en Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s